Duchos en higiene

Hablar del aplauso es un recurso que aparece de vez en cuando y en esta ocasión Andreu Buenafuente y Berto Romero aprovechan para arrancar algunos sin ton ni son. Una persona cárnica regaló un juego pero está tan bien que se lo quedará quien gane el ‘pulsollo’. En ‘Nadie Sabe Nada’ también se habla de ducharse y descubrimos qué poco se duchaban Andreu y Berto cuando eran pequeños.

Barry White, el zombie y el perezoso

¿El perezoso necesitaba una canción con esta letra? “Oooh, perezoso, hueles como un caballo matado a pellizcos, tus pelos son cerdas, son un cepillo viejo, es un milagro que sigas con vida. Perezoso, bicho feo, con esos ojos como de muñeca, que asco das. Y ahora sí, criatura del señor, del señor, perezoso, te amo como el agua a todos los seres vivientes, gracias por existir.” Creemos, sinceramente, que no. Y en este ‘Nadie Sabe Nada’, Andreu Buenafuente despide a Berto Romero.

Orín y su hijo Thordo

La preocupación de Berto Romero por parecer que tiene ‘teticas’ debido a los estrógenos se solucionará con un test de orina. Y en este ‘Nadie Sabe Nada’, música de la antigua Roma ilustra las vivécdotas de Andreu Buenafuente. Conoceremos el periquito Lolo que sabe decir ‘Samanté’ y una danza de la lluvia fallida remata alguno de los momentos memorables de este episodio.

Oliva va y los 5,20 metros

En ‘Nadie Sabe Nada’ se hace realidad el reto de lanzar huesos de aceituna lo más lejos posible. Para ello, Andreu Buenafuente y Berto Romero tienen un contrincante de excepción: Raúl Cimas. También se habla de fantasmas, más sueños, nombres de empresas, ecos de escaleras, toallas foniatras y de cómo fueron las primeras vez practicando el esquí

Cuerológos y sonambulogía

En este ‘Nadie Sabe Nada’ nos vamos acercando cada vez más a la confección de una cartera fabricada con la bolsa testicular de Andreu Buenafuente visitando a un prestigios curtidor de piel. Berto Romero descubre el misterio del contador de pasos nocturno y, como buenos ignorantes lanzados a la tontería, pronosticamos cómo será el próximo año, el 2023.

Mochi Dick

Berto Romero piensa que es sonámbulo. La aplicación del móvil que cuenta los pasos le marca una cantidad de la que él no es consciente. Andreu tiene una crisis de edad pero no con la suya sino con la de su hija.En este ‘Nadie Sabe Nada’, además, nos centramos en una foto que a Berto le hace ‘teticas’ y acabamos con una puesta en escena muy dulce.

El modelo a seguir

En este ‘Nadie Sabe Nada’ regresamos un poquito al pasado rescatando lo que acabará siendo un imprescindible de esta locura: el 'chiken sack'. Esto es una bolsa grande llena de pollos de goma. Ni más ni menos que 100 pollos. Andreu Buenafuente, por su parte, se proclama divulgador textil debido a su cambio de look y Berto Romero nos cuenta sus sueños paralelos: ‘paraleldreams’.

El gamberro no nace, se hace

Que el espacio donde se graba el ‘Nadie Sabe Nada’ sea nuevo no sirve para retener a Andreu Buenafuente y Berto Romero porque les falta tiempo para salir a la calle y hacer el gamberro. Lo que nos espera, queridas personas cárnicas. Por lo demás, nada ha cambiado. Andreu sigue intentando comunicarse con los animales, en este caso con gallinas o el sinvivir de estar anclado en un mediodía eterno que tiene Berto con un reloj heredado de su suegro.

Las gallinas estrenan gallinero

Primer ‘Nadie Sabe Nada’ de la época más moderna en el que estrenamos sintonía. Pero no es fácil. Andreu Buenafuente y Berto Romero tienen un reto por delante para escoger la versión. También estrenamos el lugar para las nuevas grabaciones. Un lugar que sirve para otras actividades para amortizar el coste.Nada más ha cambiado en el ‘Nadie’. Como muestra, un baile: el del pavo real de Berto, que nos ofrece un pequeño tutorial de cómo llevarlo a cabo. La improvisación sigue siendo el palo del gallinero sobre el que se sustenta este espacio de humor con más de nueve años de historia.

El latigazo de nuestras vidas

Último ‘Nadie Sabe Nada’ desde el estudio Toresky de Ràdio Barcelona de la SER. Lo echaremos mucho de menos porque esos palés amortiguan muy bien el sonido. Y también lo echaremos de menos por el latigazo eléctrico que tantos programas nos ha acompañado. Y por eso lo investigamos aunque no saquemos ninguna conclusión.Andreu Buenafuente y Berto Romero se mudan a otro espacio pero aquí no se abandona la SER… y de rebote, será el primer verano que el ‘Nadie’ no hace parón y nos pasamos las vacaciones haciendo el humor para las personas cárnicas.

Sobre el podcast

Andreu Buenafuente y Berto Romero se sientan frente a frente, micro a micro, e improvisan. ¿Qué puede salir mal? El humor de estos dos genios es oro para tus orejas. Ábrelas bien que, en el fondo, nadie sabe nada. En directo en Cadena Ser los sábados a las 12:00 y a cualquier hora si te suscribes.